lunes, 25 de julio de 2016

Dos hermanos muy diferentes, pero con las misma necesidad de atención

Cuando tienes dos hijos siempre intentas igualarlos, pero ¿Qué ocurre cuando uno de los hermanos tiene unas necesidades especiales? Pues que todo se complica y los sentimiento a veces se encuentran.



   A menudo me he sentido injusta. En los momentos en los que podía sentarme a pensar,siempre acababa ideando estrategias para adaptar a mi hijo,pensando en cómo sera su futuro y si será feliz o no. En mi mente tenía un monotema(parecía asperger yo también)pues me obsesionaba que iba a ser de él en cuanto no me tuviera de la mano. Y pensaba y pensaba y pensaba...en él. Y me olvidaba a menudo de que mi hija estaba ahí,que también me necesitaba y necesitaba que la ayudase igual que él. Y sí,me sentía injusta y egoísta...pero recaía una y otra vez en el error de pensar que era él quien mas iba a necesitar de mi, que ella lo tendría mas fácil por ser NT.

   Este curso ha sido duro en muchos sentidos, pero me ha hecho darme cuenta de muchas cosas tanto familiares,  como de amistad y de la vida en general y, sobre todo y de lo más importante: que mi niña necesita también que piense en ella como en su hermano.
   Han sido varias las llamadas de atención: comentarios sobre ella misma y su hermano, momentos de ansiedad afectándole físicamente incluso, bajadas de ritmo en el cole sin razón aparente, excesiva preocupación por el bienestar de sus semejantes... en definitiva, una manera de decir "yo también existo" sin expresarlo con palabras.
   Desde que supimos que el niño podría tener TEA nos hemos centrado tantísimo en él que nuestra vida no ha girado en torno a nada más. Ya ha pasado un año y creo que estamos empezando a relajarnos y sobre todo a hacer sentir a nuestra niña que también es importante para nosotros y que,aunque su hermano necesite en ciertos momentos mas atención, ella es tan querida como él y vamos a ayudarla y apoyarla de igual manera.
   Cuento todo esto porque sé que no soy la única que en esta situación siente que hace de menos al hermano NT,sobre todo los primeros meses de descubrir lo que le ocurre al otro pequeño, y eso quema mucho a la persona que lo vive y lo siente. Pero de verdad, es una etapa...y aunque siempre se va a sentir una necesidad especial de proteger el niño TEA, las cosas se van a ir colocando y los padres van a aprendiendo a llevar la situación haciendo sentir igual de importantes a los dos hijos. Es cuestión de tiempo y son fases que creo que muchos pasamos.

   El día a día con ellos, con el niño TEA y el NT, es un reto constante y creo que el tiempo nos dirá si estamos haciendo lo correcto. Mientras tanto, seguiremos dando pasitos aunque sean cortos para que ellos sean, sobre todo, felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario