lunes, 18 de julio de 2016

La literalidad y los enfados con un niño TEA

   Últimamente mi hijo nos descoloca. Lleva una temporada muy contestón y retador. El problema es que a menudo nos encontramos planteándonos si esa rebeldía viene dada por su edad o por el TEA. Y esto crea conflictos y tensión en casa, pues no sabemos si regañarle o dejarlo pasar...



   A mi niño le ha dado por contestar cuando le regañamos. Lo sé,eso lo hacen todos y más a esa edad. El problema es que,tras repetirle hasta la saciedad que no conteste, ahora a veces le pregunto algo cuando estoy enfadada y se queda callado. Cuando le digo que me conteste a mi pregunta, él me dice muy confundido:¡pero mamá,si me habéis dicho que no conteste!... Y aquí reside el problema, pues a cualquier niño le dices lo mismo y aunque siga contestando sabe que esta haciendo mal. Mi hijo también lo sabe, pero no sabe cómo aplicar la norma que le haría evitar nuestro enfado y opta por: 
1- seguir contestanto sin cansarse
2-quedarse callado preguntándose cuándo será el momento idóneo para hablar si previamente le hemos dicho "no contestes".
   Estas situaciones parecen sencillas de resolver pero son duras de vivir. Te das cuenta de las limitaciones que tiene tu hijo y de que estas pueden complicarle bastante la vida cuando salga a un entorno nada protegido. El irá aprendiendo tácticas para adaptarse, pero creo que en el sentido de la literalidad,lo tiene complicado. 
Aún no he dado con la clave para explicarle que cuando mamá o papá están enfadados él no puede contestarnos altivamente, pero a la vez que entienda que si le hacemos una pregunta tipo:¿tú has roto eso?, que no tenga miedo de contestar y explicarse. Y esto se complica más cuando en pleno enfado haces una pregunta retórica como por ejemplo: ayy¿ pero en qué piensan estos niños? Y él te contesta: pues estaba pensando que como estoy enfadado rompo esto,o pego a mi hermana... Aquí ya entra en juego su literalidad y su sinceridad extrema... Y te desarma o te enfada demasiado...
   Siempre que ocurren estas cosas y desatas los nervios o gritas porque no puedes más... Siempre que él te contesta a una pregunta retórica con su cara inocente sin saber que esta provocando un enfado...Siempre que acabas gritando desesperada que te parece increíble que no acabe de entender lo que le decimos(y si,no soy perfecta y a veces me desespero y digo cosas que no debería)...Siempre, tarde o temprano,él se tranquiliza, pero a mí me queda la sensación de ser la peor madre del mundo y de no haberme esforzado en entenderle... Y pienso en como mis reacciones en esos momentos repercutirán en él, en qué imagen tendrá de mí en un futuro... si pensará que su madre ha sido injusta o demasiado estricta dada su condición. Me siento muy mal y eso es algo que no puedo evitar.
   Pero por otra parte,pensándolo en frío, cuando mi hijo vaya a la universidad, a una fiesta con amigos o a un trabajo...a entornos donde no entiendan o no sepan lo que le ocurre... va a enfrentarse a situaciones de incomprensión y creo que tiene que ir haciéndose a vivirlas y superarlas. Los demás no van a ser como con mamá que luego le abraza, le besa y le dice que le quiere y que lo siente por haberse puesto así con él. Y,aunque me sigo sintiendo lo peor enfadándome así con él, pienso que entra dentro también de su preparación para lo que puede venir.
   Voy aprendiendo a distinguir cuando es rebelde por su edad o por el TEA, pero es cierto que al final se mezclan las dos cosas y lo que se resuelve de una manera con un niño neurotípico,en el caso de mi hijo es un mundo completamente diferente del que estamos aprendiendo cada día y al que se enfrentarán muchas familias en nuestra situación que,aunque a veces pierdan los nervios, aprenderan y aprenderemos a llevarlo lo mejor posible y ayudar a nuestros pequeños de cara a su futuro.


4 comentarios:

  1. Ay que identificada contigo me siento leyéndote! Y es que por mucha teoría y consejos que nos den, es difícil a veces enfrentarse a situaciones que por lo común serian difíciles y a nosotros se nos complica doblemente. Pero como tu dices, tenemos que educarlos para el mundo exterior, donde estarán solos enfrentándose a situaciones donde no estaremos para entender que es su lado Asperger el que le hace comportarse de una u otra manera. No te sientas mal, lo hacemos lo mejor que podemos!! Mucho animo y paciencia!!1

    ResponderEliminar
  2. Totalmente reflejada en lo que comentas, mi gordo esta en la misma fase y cuando le digo no contestes, me dice que a el le gusta hablar conmigo... así que me quedo... imaginate.
    Sabes? Siempre que me enfado con el por algo que hace o por alguna reacción a la que le e avisado mil veces que no lo haga, también me siento la peor madre del mundo...
    Esto es muy duro y la verdad es que no se muchas veces como te preparas para esto.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! Acabo de descubrir que existe este blog. Me llamo Elsa, tengo 17 años y tengo síndrome de Asperger (TEA). Todo lo que cuentas en las entradas me ayudan mucho a comprender a mi madre, que es neurotípica, cuando se enfada o cuando parece que no me quiere entender. Muchas gracias por el blog.
    Por cierto, yo tengo uno: eldiariodeunasperger.blogspot.com
    Si lo quieres leer, te lo dejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elsa, me alegro que el blog te ayude un poquito a entender a tu madre. Las mamás a veces lo pasamos mal pero sobre todos os queremos y os valoramos muchísimo: vuestros esfuerzos, vuestros logros y vuestras dificultades...todo es parte de nuestras vidas también y siempre vamos a estar ahí para apoyaros y ayudaros en lo que podamos. Como habrás visto llevaba meses sin publicar(lo he explicado en mi nuevo post), y tu mensaje ha sido el último empujoncito que me faltaba para decidirme a volver de nuevo a ello. Por eso tengo que agradecerte muchísimo tus palabras y ten por seguro que seguiré tu blog. Un saludo!

      Eliminar