domingo, 27 de noviembre de 2016

Hamlet, El Rey León y...de dónde vienen los niños

“La locura acierta a veces cuando el juicio y la cordura no dan fruto.”
Hamlet, acto 2, escena 2.

   El otro día mi hijo me dijo que le contase cosas sobre Shakespeare. Le expliqué un poco quién era y qué tipo de obras escribía. Al mismo tiempo me pedía que le resumiese cada obra...así hasta llegar a Hamlet. Conforme se lo explicaba me iba haciendo preguntas y cuando terminé me dijo: pues mamá, Hamlet se parece mucho al Rey León. Mi cara debió ser un poema porque dada mi afición por Disney, ya había leído sobre la teoría de que la película de Simba está basada en la obra de Shakespeare que os nombro. Pero aún más sorprendida me dejó cuando analizó la película punto por punto, comparándola con la historia que le había contado de Hamlet, y coincidía en lo que yo había leído sobre el tema. Por supuesto, esto no quedó en una simple conversación, han sido dos días de análisis profundo de las dos obras y solo ha frenado cuando ha llegado un nuevo tema a su cabeza, que os contaré más abajo.
   Este tipo de situaciones se dan a menudo en casa. Mi hijo no se conforma con una sencilla explicación de este tema o del otro. Necesita analizar la información, destriparla hasta tenerla en pequeñas porciones para poder "digerirla" mejor. Yo siempre he estado a favor de explicarle a los niños las cosas cuanto más claras y cercanas a la realidad posible, pero con este niño esto a veces se me va de las manos porque siempre quiere ir más allá, y no sé cómo explicarle ciertas cosas.
   Sí, lo sé, quizá lo estás leyendo y piensas que tu hijo o hija neurotípico también quieren ir más allá en las explicaciones y demás...bien, supongo que es algo normal en ciertos niños, pero no de la misma manera que con un TEA. Al menos en el caso de mi hijo, necesita las explicaciones muy detalladas, muy veraces porque sino no le cuadran y no se las cree, y, en ocasiones, muy visuales, lo cual en ciertos temas es complicado por lo delicado de los mismos. De todos modos os lo cuento por si puede ayudaros sean vuestros hijos TEA o no:
   Lo que os quiero contar ha ocurrido hoy mientras mi hijo estudiaba. De pronto, sin venir a cuento, me ha preguntado que cuántos hermano tenía mi padre, mi madre...y el resto de la familia. Al ver que todos tenían dos o más hijos me preguntó sobre una prima mía diciendo que si solo tiene un hijo sería porque se le habría muerto otro, pues no era normal tener solo un hijo. Yo le he explicado que las personas decidimos tener los hijos que queremos, e incluso no tenerlos. Y ahí la gran pregunta: ¿y cómo evitan tener hijos? Cuando la gente se casa tiene hijos, eso es lo normal... Le he explicado que lo evitan tomando unas pastillas y ahí mi primer error porque acto seguido me ha dicho: ¿cómo por unas pastillas vas a evitar tener bebés?...y a partir de ahí la bola cada vez más grande: ¿cómo entra el bebé a la barriga?, ¿cómo sale?, ¿por qué dos hombres o dos mujeres no pueden tener un bebé?... un sinfín de preguntas que yo ya no sabía ni cómo contestar. Yo le he dicho que se lo explicarán en el cole que no le de muchas vueltas, pero no, él no se conforma. Así que después de mucho rato insistiendo y sin saber cómo explicárselo, he buscado un vídeo en Youtube que lo explica para niños de entre 6 y 8 años y se lo he puesto. Cuando ha acabado ha seguido preguntando porque la explicación no le era suficiente. Así que, armándome de valor y con unos calores que ni en agosto, le he explicado el proceso de principio a fin. Y creo que por fin lo ha entendido...al menos a su manera.
   Tras explicarle eso, me ha preguntado que si por eso siempre le decimos que su cuerpo es suyo y hasta que sea mayor nadie tiene que tocarle ni que le obliguen a tocar el cuerpo y las partes íntimas de nadie. Le he dicho que sí, y le he puesto de ejemplo que si un día le pasara eso en el cole (no es que ocurra nada en el cole, era solo un ejemplo) que él tiene que negarse y salir corriendo y gritar fuerte para que alguien le escuche. Pues ha comenzado el drama...y sí, esto es muy normal en él, Creo que es algo relacionado con su trastorno al no analizar las cosas de la misma forma que los demás, porque ha comenzado a llorar diciendo que si le ocurre y grita le van a castigar dos meses sin recreo. Lo sé, error mío por ponerle un ejemplo así, pero a veces se me olvida con qué tipo de trastorno trato, y cometo errores. Bueno, tras mucho insistir he conseguido que entienda que si en cualquier situación de su vida le ocurre algo así debe negarse y pedir ayuda, que no tiene por qué ser en el colegio y que si se diera en ese entorno, nadie le castigaría, le ayudarían y llamarían a la policía ara detener a la persona que le hiciera eso.
   Parece fácil ¿verdad? Así contado, parece una tarde más de un niño de siete años que tiene dudas y pregunta. Vivirlo en persona, no saber qué decirle para no desatar un drama, o para no confundirle aún más...Saber que no va a ser cosa de explicarlo y ya está, que va a estar toda la tarde haciendo preguntas, de forma repetitiva y obsesiva, y que seguramente así pasemos los siguiente cuatro o cinco días, con un monotema rondando su cabeza e insistiendo una y otra vez en las dudas que le surgen...Intentar cambiarle el punto de atención y que no seas capaz, por más que le hables de otro tema o que le digas que ya está bien. No es que hable de eso muchas veces en varios días...es que SOLO HABLA DE ESO.  Este tipo se cosas no las hace un niño neurotípico, eso no lo viven los padres de un niño neurotípico y si dicho niño lo hace yo me preocuparía un poco porque ese nivel de obsesión por un tema tras otro no entra dentro de lo "normal".
   Todo esto me lleva a lo que en principio iba a ser mi publicación de hoy, el típico "qué exagerada eres, mi hijo también lo hace". Hay situaciones o reacciones que entran dentro de la edad de cada niño y, por supuesto, mi hijo también las tiene y las hace porque es un niño de siete años con cosas de niño de su edad. Pero hay otras cosas que siempre lo digo: si tu hijo las hace como el mio, yo lo haría mirar por especialistas. Quien no entienda que este tipo de obsesiones que duran días, esas maneras de analizar una película, una obra de teatro, una situación de la vida...esa forma de diseccionarlo y exprimirlo hasta que lo tiene organizado como un esquema en su cabeza, es algo intrínseco a su trastorno. Cuando lo vives a su lado, lo sufres a su lado, y los demás, aunque sea por animarte, te dicen que tu hijo no tiene nada y que sus hijos lo hacen igual, no saben lo mal que te hacen sentir. Al principio por sentirte paranoico y, ahora que sé lo que le ocurre, por sentirte impotente al no conseguir hacerles entender que tu preocupación es real.
   Pido perdón si hoy me he extendido demasiado, pero me apetecía explicar un poco la forma de pensar que tiene mi hijo y como puede llegar a afectarle un tema hasta el punto de la obsesión, así como explicar por qué a veces me aparto a mi propio mundo para no tener que sentirme un bicho raro al preocuparme por situaciones que solo vivimos en mi casa y desde fuera nadie que no tenga algo parecido podría entender. Si estás en una situación parecida mi consejo es que cuando te digan cosas como las que os cuento arriba, asientas con la cabeza y sigas a lo tuyo, a ayudar a tu hijo y a luchar por él porque nadie mejor que tú sabe lo que le ocurre y cómo debes actuar con él. 

2 comentarios:

  1. Como siempre,creo. Que estas narraciones tan difícil. De vivir cada día.creo que se que a muchos padres los estas ayudando.Un Abrazo muy grande......

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Fernanda, esa es la idea que si alguien pasa por lo mismo vean que no están solos. Al final los días van pasando, y todo lo que hacemos por él tiene su recompensa aunque no lo veamos de inmediato, pero siempre acaba llegando. UN beso enorme.

    ResponderEliminar